Utz Che' reforma estatutos para garantizar participación real de mujeres

29 de agosto 2016, Guatemala. Las mujeres indígenas mayas, xinkas, garífunas y campesinas de las comunidades forestales de Guatemala hacen un aporte incalculable a la economía de sus familias y del país.

Diariamente madrugan para trabajar por sus familias y comunidades, y no se van a dormir hasta que todas las tareas estén terminadas. De ahí que las mujeres de las organizaciones base de la Asociación de Forestería Comunitaria Utz Che' hayan decidido ejercer colectivamente sus derechos como mujeres.

El 16 de agosto pasado la Asamblea General de Utz Che' aprobó varias reformas a sus estatutos: se reconoce al Consejo de Mujeres, integrado por dos representantes de cada organización de base de Utz Che'; se reconoce el derecho a voz y voto de los grupos de mujeres mediante un reglamento; se establece paridad en la integración de la Junta Directiva, pues de siete representantes, al menos tres deberán ser mujeres; y se establece el rol y el peso del Consejo de Mujeres.

Las mujeres que integran la asociación, han buscado estos cambios desde el año 2013. Así lo explicó Dina Júc, responsable de comunicación de Utz Che'.

“Esta acción marca un precedente en la vida de las organizaciones comunitarias y a nivel de país. Este documento respalda las acciones de las mujeres, acciones que se harán desde las bases, a nivel de órganos directivos y a nivel de equipo de trabajo. Es un reto y nos anima a seguir construyendo juntos una organización equitativa con oportunidades iguales”, dijo Júc.

Utz Che' es una asociación civil de segundo nivel formada por organizaciones comunitarias dedicadas al manejo sostenible de sus bosques, plantaciones forestales, fuentes de agua y tierras comunales. Está compuesta por 41 organizaciones asociadas, por lo que hay 41 representantes legales. De éstos; sólo siete son mujeres: Empresa Campesina Asociativa La Bendición, Asociación Parcialidad Baquiax, Asociación de Mujeres Eulalenses para el Desarrollo Integral Pixan Konob' (AMEDIPK), Parcialidad Caxaj, ADIPAZ, APAC y Rutzujil li K'iche'.

Por otra parte, la Junta Directiva de Utz Che' está compuesta por siete personas; de éstas actualmente sólo dos son mujeres.

29 de agosto 2016, Guatemala. Las mujeres indígenas mayas, xinkas, garífunas y campesinas de las comunidades forestales de Guatemala hacen un aporte incalculable a la economía de sus familias y del país.

Diariamente madrugan para trabajar por sus familias y comunidades, y no se van a dormir hasta que todas las tareas estén terminadas. De ahí que las mujeres de las organizaciones base de la Asociación de Forestería Comunitaria Utz Che' hayan decidido ejercer colectivamente sus derechos como mujeres.

El 16 de agosto pasado la Asamblea General de Utz Che' aprobó varias reformas a sus estatutos: se reconoce al Consejo de Mujeres, integrado por dos representantes de cada organización de base de Utz Che'; se reconoce el derecho a voz y voto de los grupos de mujeres mediante un reglamento; se establece paridad en la integración de la Junta Directiva, pues de siete representantes, al menos tres deberán ser mujeres; y se establece el rol y el peso del Consejo de Mujeres.

Las mujeres que integran la asociación, han buscado estos cambios desde el año 2013. Así lo explicó Dina Júc, responsable de comunicación de Utz Che'.

“Esta acción marca un precedente en la vida de las organizaciones comunitarias y a nivel de país. Este documento respalda las acciones de las mujeres, acciones que se harán desde las bases, a nivel de órganos directivos y a nivel de equipo de trabajo. Es un reto y nos anima a seguir construyendo juntos una organización equitativa con oportunidades iguales”, dijo Júc.

Utz Che' es una asociación civil de segundo nivel formada por organizaciones comunitarias dedicadas al manejo sostenible de sus bosques, plantaciones forestales, fuentes de agua y tierras comunales. Está compuesta por 41 organizaciones asociadas, por lo que hay 41 representantes legales. De éstos; sólo siete son mujeres: Empresa Campesina Asociativa La Bendición, Asociación Parcialidad Baquiax, Asociación de Mujeres Eulalenses para el Desarrollo Integral Pixan Konob' (AMEDIPK), Parcialidad Caxaj, ADIPAZ, APAC y Rutzujil li K'iche'.

Por otra parte, la Junta Directiva de Utz Che' está compuesta por siete personas; de éstas actualmente sólo dos son mujeres.

Antecedentes de la reforma

Este proceso a lo interno de las mujeres que integran las distintas organizaciones de base asociadas a Utz Che' empezó en el año 2010, cuando 12 mujeres llevaron un curso sobre autoestima y empoderamiento con apoyo de la agencia We Effect. “En ese entonces era muy poca la participación de las mujeres por la timidez y el tema de la autoestima, que aún es latente hoy en día”, recordó Júc.

La formación continuó durante 2011 y 2012; pero en 2013 las mujeres dijeron que estaban cansadas de recibir cursos y organizaron un encuentro en San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, en el que participaron alrededor de 150 mujeres de las organizaciones de base de Utz Che’. Ahí discutieron qué querían y la ruta a seguir, con un objetivo: no querían sólo ocupar un espacio en la asamblea, sino tener voz y voto.

A partir de este momento deciden formar un consejo con una representante en cada región, responsable de promover y sistematizar el trabajo de las mujeres en sus organizaciones de base. Asimismo, cada mujer asume dos o tres comunidades a visitar, para evaluar la condición de las mujeres en esa organización, su representación y sus roles.

“Por ejemplo, en el Occidente se detectó que la mayoría de las mujeres participaban intensamente en la protección, conservación y manejo de los bosques. En la región del Oriente y Nororiente nos dimos cuenta que las mujeres hacían mucho trabajo y no se visualizaba, y que al final el hombre era el que iba a los espacios y llevaba la voz; pero el trabajo lo hacían en su mayoría las mujeres”, apuntó Júc.

“Había muchas organizaciones, y todavía las hay, que no permiten que las mujeres tomen un espacio dentro de la Junta Directiva. En ocasiones sus mismos estatutos establecen que las mujeres no pueden asumir ningún rol de autoridad, ni los jóvenes, sino sólo las personas más adultas y con experiencia y los varones. Las mujeres dijeron: 'No es posible que a nosotras en nuestras organizaciones los estatutos nos cierren las puertas'”, continuó Júc.

Después de realizar ese diagnóstico, las mujeres acordaron reunirse una vez al año. A partir del 2014 empezaron a exigir que quieren aportar a las discusiones sobre conservación y manejo de bosques, defensa del territorio, agua y demás actividades que se realizan diariamente en las comunidades. En el 2015 decidieron que era necesario reformar los estatutos de Utz Che'.

Un pronunciamiento presentado por el Consejo de Mujeres durante la Asamblea General Ordinaria del 2015 contenía, por ejemplo, cuatro grandes aspectos: igualdad de condiciones para la participación de las mujeres; reconocimiento total del Consejo de Mujeres; participación con voz y voto de las representantes de grupos de mujeres y; mayor participación de las mujeres en los órganos directivos.

En ese momento inició el proceso de reforma de los estatutos. Se realizaron varias reuniones, en las que las mujeres analizaron cada artículo y propusieron cambios específicos. Luego empezó el diálogo con la Junta Directiva de Utz Che', que inició la revisión de la reforma. La propuesta de reforma se presentó en la Asamblea General de febrero de este año.

“Sucede algo bastante fuerte en esa Asamblea. Recuerdo que nos dormimos como a la una de la madrugada porque los varones no estaban de acuerdo en que la mujer pudiera asumir un rol en la organización y mucho menos que lograran tener cierto poder. Hubo una discusión bastante fuerte a nivel de Asamblea. Nos dimos cuenta también que algunas mujeres eran bastante machistas en su pensamiento; era bastante triste. Sin embargo, nos dejó la lección de que teníamos mucho trabajo por hacer aún, no sólo con los varones sino con las mujeres mismas porque era bastante duro ver que las mujeres subestimamos a otras mujeres y apoyamos que el hombre sea el que siga manteniendo el poder”, explicó Júc.

Las mujeres continuaron trabajando y el pasado 16 de agosto volvieron a presentar su propuesta de reforma, y finalmente la Asamblea la avaló. También se debe valorar el aporte de varios hombres, tanto representantes de organizaciones como integrantes del equipo técnico, que hicieron aportes constructivos a las propuestas del Consejo de Mujeres.

“Podemos decir que es un triunfo para todas las mujeres que se haya logrado reformar los estatutos con equidad y paridad, respaldando las acciones que nos quedan por hacer. Por supuesto que eso no significa que nos vamos a quedar de brazos cruzados esperando que se den las cosas por el papel, sino que nos indica que es un respaldo para nosotras y que nuestro trabajo no es en vano y nos queda mucho trabajo por hacer desde las bases”, expresó Júc.

Esta reforma es producto de la lucha por un fortalecimiento de la participación de las mujeres en puestos directivos, en la toma de decisiones y en los beneficios del desarrollo comunitario.

Datos de contacto

Oficinas Centrales:
Tel:(502) 7838-8938

Oficinas Nororiente:
Tel:(502) 7940-0031
 
Oficinas Region Occidente:
Tel:(502) 7766-2722